Tagged: colombia

Santiago de Cali: Entre las promesas del desarrollo neoliberal y la realidad del profundo conflicto social

Por: Anita Erazo

Tomado de: http://derechoalaciudadflacso.wordpress.com

Santiago de Cali, Colombia, cuenta con aproximadamente 2.319.655 habitantes (DANE, 2005) y es la ciudad más importante de la región del suroccidente, ya que se encuentra estratégicamente ubicada en el Pacífico colombiano, conurbana al puerto de Buenaventura, colindante con Cauca y próxima a Nariño (región rica territorialmente por el macizo colombiano y la salida al mar). Esto la convierte en referencia urbana para el entorno poblacional de la zona, introduciendo el imaginario de que es un espacio de múltiples oportunidades.

Villavicencio: Mandato por el territorio y el derecho a la ciudad.

Hay un resurgir de los procesos urbanos los cuales buscan rutas de reconstrucción de un movimiento urbano popular que logre conquistar el derecho a la ciudad. organizaciones de la ciudad de Villavicencio han emprendido ese camino. Este mandato da cuenta de ese esfuerzo de todo el año 2013.

Salario ínfimo y precarización

Por: Alfredo Burbano – Alejandra Porras

El 24 de diciembre de 2013, con la llegada del niño Dios, vino también un nuevo regalo de las clases empresariales y el gobierno a los trabajadores colombianos: la fijación del salario mínimo. Solo que este regalo parece resultado de una confabulación entre Heródes y Poncio Pilatos para amargar el año nuevo no solo de la clase laboriosa sino de toda la sociedad colombiana.

Grandeza y miserias del río Magdalena. El desembarco de las multinacionales españolas en Colombia

Por: Nazareth Castro

No es el más largo ni el más caudaloso, pero el Magdalena es, con sus más de 1.500 kilómetros, la principal arteria fluvial de Colombia. El río que inspiró a Gabriel García Márquez para escribir novelas como El amor en los tiempos del cólera recorre el país de sur a norte, desde el Macizo Colombiano hasta el mar Caribe. El Gran Río de la Magdalena acoge a sus orillas multitud de poblaciones que recuerdan los tiempos en que el río, navegable, era un medio fundamental de comunicación y un elemento central para el desarrollo del país. Es más que un río: es un símbolo nacional. El “Río de la Patria”.

Cerca todavía del nacimiento del Magdalena, en el departamento (provincia) del Huila, se encuentra La Jagua, un pueblo de calles empedradas y solitarias, de esos en que el tiempo parece detenerse. Es un pueblo tranquilo, de poco más de mil habitantes, al que acuden visitantes atraídos por la antigüedad de sus casas coloniales y por su riqueza cultural de raíces indígenas. Es también, dicen, un pueblo de brujas. Cuenta la leyenda que son de dos tipos: hechiceras o voladoras. Uno puede o no creer, pero, como dicen por aquí, “pues que las hay, las hay”.

Retos del II Encuentro Nacional de Procesos Urbanos del Congreso de los Pueblos

Por: Elizabeth Martínez – CEDINS

El Segundo Encuentro de Procesos Urbanos del Congreso de los Pueblos que se realizará los días 2 y 3 de Noviembre en la ciudad de Bucaramanga es resultado de la reflexión en torno al método de trabajo popular en las ciudades, que inicia con  la realización del Congreso de Tierras Territorios y Soberanías y que hoy en día  nos lleva a pensarnos un espacio de encuentro que vaya más allá de reconocer el desarrollo de nuestras experiencias, evidenciando la necesidad de construcción de una propuesta de ciudad, dinamizada e impulsada por un movimiento popular urbano.

El Gobierno Miente y Engaña –a propósito del paro agrario-

Por: Manuel Humberto Restrepo Domínguez

El gobierno es especialista en mentir, en engañar, en dilatar, en encubrir, en hacer aparecer como bueno lo que es malo y en presentar lo bueno como malo. El gobierno y la elite política que durante los últimos doscientos años se ha mantenido en el poder han convertido los recintos de la democracia en satélites de las grandes compañías transnacionales. La clase política, salvo honrosas excepciones, hace silencio, firma sin leer, vota, hace el papel secundario de dóciles servidores del repartidor de mermelada como le llaman ahora eufemísticamente a los presupuestos oficiales. En las calles la clase por fuera del poder, se pregunta a quien representan los que debieran representar a las mayorías que los eligen? y ¿que negocian en su nombre?

Cómo bajarle a la gasolina

Por: Óscar Vanegas Angarita*

En las dos columnas anteriores expliqué la composición del precio de un galón de gasolina, y demostré que el precio justo para el consumidor final debería ser $6700 galón. También explicaba que el precio podía ser más bajo: $5300 el galón, si el gobierno le daba el mismo tratamiento que se le da al crudo recibido por regalías (29,3 US$/barril puesto en refinería), al crudo recibido de las asociadas por la participación del Estado en los anteriores contratos de asociación.