Tagged: colombia

0

Presidenciales: aunque se volvió a imponer el No a la paz, el país sigue cambiando

Por: Diego Fajardo – Cedins

La segunda vuelta presidencial dejó electo a Iván Duque con un poco más de 10 millones de votos, para ocupar el primer cargo público de los colombianos en el periodo 2018-2022. Esta jornada electoral y la campaña política que la precedió podrían analizarse desde distintas aristas. A continuación planteamos algunos elementos para dicho análisis:

1. El nuevo presidente hace apenas unos meses era un completo desconocido. Ungido por el ex presidente Uribe y respaldado por todas las maquinarias de los partidos de la derecha nacional, Duque ganó la contienda con 10. 373.080 votos, la votación más alta que haya recibido un mandatario en Colombia. Sin embargo, en marzo del año pasado la mayoría de la población apenas lo conocía por el hurto que Uribe le hiciera a sus platanitos en una sesión del Congreso. El nuevo ocupante de la Casa de Nariño es un presidente fabricado a la medida y a diferencia de Santos, experto jugador y tejedor de engaños, tendrá muy difícil la tarea de independizarse de Uribe y más de “traicionarlo”, pues el mismo ha reconocido a su mentor como el presidente eterno.

0

Idearios que movilizan las izquierdas – Relatoría Seminario Cali

Para continuar con el ejercicio de debate y caracterización de los idearios y prácticas de las izquierdas, compartimos una síntesis de la relatoría del Seminario: Idearios que movilizan las izquierdas, realizado el pasado 20 y 21 de abril en la ciudad de Cali, y que contó con la hospitalidad de las trabajadoras y trabajadores afiliados al Sindicato de Trabajadores y Empleados Universitarios de Colombia SINTRAUNICOL. Al seminario asistieron organizaciones populares y políticas, centros de pensamiento y académicos de la ciudad, quienes reflexionamos y debatimos sobre las posibilidades que tiene la izquierda y el movimiento popular de ser una opción de  cambio en el momento actual.

0

El jugoso negocio de la privatización de las basuras en Bogotá

Por: Equipo de Ciudad – Cedins

La exclusión de la empresa Aguas de Bogotá de la competencia por el manejo de las basuras, en el momento de re privatización del negocio, generó una crisis ambiental y social con el despido de 3.700 trabajadoras y trabajadores del aseo de la ciudad, y con ello una afectación a la población usuaria y a miles de recicladores.

Ello evidenció que el gerente Peñalosa, con su gobierno, no supo privatizar sin dejar de prestar el servicio, y que el tema del manejo de residuos de la ciudad, hasta su disposición final, es un factor común de movilización social.  Sin que los bogotanos y bogotanas logremos articular este tipo de luchas, hay un nivel mayor de conciencia sobre la necesidad de preservar las empresas públicas, de transformar la relación dominante que tiene la ciudad con respecto a los ecosistemas naturales y los bienes como el agua, así como el mantener una relación armónica entre la producción y cultura campesina del sur rural con la ciudad.

0

Congreso 2018: la inevitable polarización entre el bloque tradicional y las fuerzas de oposición

Por: Diego Fajardo.

Luego de pasada una semana de las elecciones al Congreso de la República para el periodo 2108-2022, y con el inicio formal de la carrera hacia la Casa de Nariño, el balance que deja la contienda es el de un bloque de fuerzas tradicionales que mantienen el control de esta institución y un conjunto de agrupaciones de oposición política al modelo social histórico del país, que podrían abandonar la marginalidad en el legislativo.

0

Alcalde neoliberal provoca la emergencia sanitaria en Bogotá

Por: Equipo de Ciudad – Cedins

Durante los últimos días  la ciudad de Bogotá pasa por lo que se ha denominado desde la administración distrital crisis ambiental, debido a un improvisado  cambio en el sistema de recolección de basuras, que establece la desaparición de la empresa filial del Acueducto, Aguas de Bogotá, por supuestos incumplimientos en los requerimientos para entrar en la presente licitación. La crisis se genera, según la administración, porque el proceso de empalme se vio alterado por el cese de actividades de los trabajadores de la extinta Aguas de Bogotá; cese consecuencia del despido de 3.700 trabajadores de la empresa.