Ciclo de conferencias Marx y El Capital en el Siglo XXI

Ciclo de
Instituto Nacional Sindical CED-INS
Universidad Pedagógica Nacional  

 “Marx era el hombre más odiado y más calumniado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo los absolutistas que los republicanos, le expulsaban. Los burgueses, lo mismo los conservadores que los ultrademócratas, competían a lanzar difamaciones contra él. Marx apartaba todo esto a un lado como si fueran telas de araña, no hacía caso de ello; sólo contestaba cuando la necesidad imperiosa lo exigía. Y ha muerto venerado, querido, llorado por millones de obreros de la causa revolucionaria, como él, diseminados por toda Europa y América, desde las minas de Siberia hasta California. Y puedo atreverme a decir que si pudo tener muchos adversarios, apenas tuvo un solo enemigo personal. Su nombre vivirá a través de los siglos, y con él su obra”.

Friedrich Engels, discurso ante la tumba de Marx.
Cementerio de Highgate, Londres, 17 de marzo de 1883.

“Había decidido no escribirle hasta poder anunciar la terminación del libro, lo cual acaba de suceder”, le escribió Karl Marx a Friedrich Engels un 2 de abril de 1867. Terminaba así un camino de dos décadas de elaboraciones que dieron como resultado el primer libro de El Capital. Es bien sabido que la tarea no terminaría en esa primavera de hace 150 años. Tras la muerte de Marx en 1883, Engels continuaría una titánica labor cuyos frutos son el libro II, publicado en 1885, y el libro III, que viera la luz en 1894.

Los profetas de la miseria, la ignorancia y el desconcierto nos dicen que El Capital es la crónica de una sociedad lejana, superada a finales del siglo XIX. Olvidan, y ese olvido es tan voluntario como malintencionado, que Marx supo prever la escandalosa concentración de la riqueza en pocas manos, la profundización del mercado mundial, la inevitable tendencia del capitalismo a incurrir en crisis, o la importancia de las tecnologías para las sociedades modernas. Buscan sepultar la riqueza de una obra que ha inspirado revueltas y revoluciones, organizaciones obreras, campesinas y populares, agudas reflexiones filosóficas y sesudos trabajos económicos.

A 150 años de la publicación del libro I, El Capital sigue siendo alimento del inagotable esfuerzo por alcanzar la emancipación humana. Sigue iluminando la artesanía de la conspiración obrera, respaldando las luchas de los ecologistas, acompañando las exigencias feministas y aportando nuevas herramientas críticas para los movimientos populares de todo el mundo. Por eso reivindicamos a Marx como un hombre del momento presente y a El Capital como un trabajo imprescindible para comprender el siglo XXI.

“Para quienes conocieron a Karl Marx, ninguna leyenda es más divertida que la que le pinta como hombre malhumorado, amargado, inflexible e inaccesible… A los estudiosos de la naturaleza humana, no les parecerá extraño que este hombre, tan luchador, fuese a la par el más amable y gentil. Comprenderán que podía odiar tan fieramente solo porque podía amar tan profundamente”.  

Eleanor Marx, Reminiscences of Marx and Engels.