Pasión la música: Salsa y trabajo

En algunas casas suizas he visto que la gente tiene una especie de Vademécum de la cocina que se llama algo así como Tiptopf. Yo no sé si la gente lo utiliza y si alguna vez hay platos en que se sirvan sus recetas pero me imagino que como todo libro de referencia este le deberá dar al que lo tiene alguna seguridad y la creencia de que en momentos de apuro le ayuda a hacer comidas fáciles y deliciosas. A veces no necesitamos utilizar las cosas porque nos basta con saber que existen y que están cerca de nosotrxs para hacernos sentir felices o seguros.

Oshú duro ama dubule duro ganga labosi

Una de las cosas que más me llamo la atención de las manifestaciones y de las marchas en Suiza es que en ellas, en su gran mayoría, no hay consignas y en cambio si algo de música y muchas veces no importa qué tipo de música. Debe ser la diversidad de lenguas la que explica eso de las consignas o la falta de costumbre, vaya uno a saber que. Yo puedo entender que en un país como este las manifestaciones sean sin violencia y sin miedo a que después te sigan y te detengan pero me sobrepasa que sean sin consignas y a veces con cualquier tipo de música, incluidas bachatas y merengues machistas u homófobos, que por lo que dicen las terminan negando.

Decía Catalino Tite Curet Alonso, uno, si no el más importante compositor que ha tenido la salsa, que el amor es un enfrentamiento fecundo y dramático y que de él siempre queda el drama. Decía el Tite que cuando la relación amorosa es estable, normal pierde expectativa y nadie habla, escribe o compone sobre ella. Yo agregaría que lo mismo pasa con el trabajo. Hablamos de él porque no hay, porque es precario y mal pago, porque lo sufrimos, porque nos quita el tiempo que le quisiéramos dedicar a otras cosas. Allí en su concreción se plasman muchas injusticias, sobre todo cuando se trata de ese invento y esencia misma del sistema capitalista como es el trabajo asalariado. Sin embargo que horrible es cuando no lo tenemos y como afecta nuestra identidad o mejor cuanto la (in)define. Obligados a vender nuestra fuerza de trabajo para mal vivir, la alienación capitalista nos ha llevado al extremo que, aunque estemos ocupados todo el día haciendo cosas, si no existe la categoría salario no tenemos ni derechos ni seguridad social y en el extremo esta que hasta nos marginamos, nos marginan o nos juzgan. Nos sentimos como si no hiciéramos nada y tener ese tiempo libre o tener tiempo se nos convierte en un dilema.

De ese trabajo o mejor, de lo que pasa alrededor de él, va este tiptof de canciones que espero disfruten. He conservado algunos clásicos pero he omitido otros que son de fácil consecución en este lado del charco. Canciones como “no hago más na’” o el negrito no están por esas razones. De lo que se trata también es de ofrecer algunos temitas difíciles de conseguir en este lado del mundo y de abrir horizontes y despertar curiosidades o nostalgias.

La música que se conoce como salsa fue hecha por unxs migrantes latinxs que se subieron a los “yores” buscando trabajo y cuando el sueño no era lo que se esperaban fueron consecuentes con esa realidad y la convirtieron en identidad, en canciones, en ritmos, en formas de vivir y de escribir. En esa etapa en que nuestra música no estaba secuestrada por las multinacionales del espectáculo, compositores como Tite, José Nogueras o Rubén Blades contaron historias de negrxs esclavos, de los de antes y de los de ahora, de cupones y formularios para llenar, de llegar a casa cansado de las búsquedas infructuosas o en esa época de las políticas de Reagan que los tenían acabados.

Entre los cantantes, las orquestas y las voces se destacan en esta selección artistas como Rubén, Cheo o Luis “Perico” Ortiz. Algunas de estas piezas hacen referencia a las profesiones; otras a todo lo que sufre cuando se está desempleado en un mundo que no te habla y del que no entiendes sus códigos. En un país y en una sociedad prestada, viviendo sueños que no se realizan, sonando timbres de puertas que no se abren, ellxs hicieron del desarraigo un arte.

Lleno las solicitudes otra vez,

Sufro las desilusiones que me dan.

El derecho al desempleo terminó,

Las embrollas me quitan la libertad

Se pasa trabajo buscando trabajo

Hay en la selección personajes, muchos personajes, Isabel de la noche, trabajadora sexual; Adán García, desempleado que asalta un banco con una pistola de juguete y están también Juan Albañil, que ve edificios que construyó y a los que no puede entrar. Historias, muchas historias, como esa del muchacho que vende el periódico de siempre o los gladiadores de la calle, esos que salen a rebuscarse incluso con el o la vecina. Hay mundos urbanos y rurales, hay nostalgias de tomar un fusil y obligar a volver a todos los que se fueron y también reconocimientos a ese Morejón que tenía que invadir un terreno y lo invadió, que hizo lo que había que hacer aunque ahora se le mire como un fardo.

Morejon, Antonio Morejon

tenía que vivir como no

vecino de aquel terreno.

Morejon tenia que invadir invadió

un rancho a la cañona formó

no importa si la ley lo agarró

no importa si la ley lo agarró.

La salsa, música de migrantes, hecha por migrantes, vivida y también gozada por ellos nos habla de las ilusiones perdidas, de las partidas al extranjero a buscar sueños que se convierten en pesadillas. La zafra y plantación adentro son temas sobre el trabajo esclavo y Puchula, Pablo Pueblo, Julián del Valle, los Rodríguez son los rostros de esa Latinoamérica que trabaja, sufre pero que también goza. Aquí están ese magnifico campesino de Víctor Pérez y también y, para quitarle drama al asunto como diría el filósofo callejero René Higuita, están la flor del trabajo, el negrito de Batey y Luigi Texidor con su “Como es duro trabajar”.

A mí me llaman el negrito del batey

Porque el trabajo para mí es un enemigo

El trabajar yo se lo dejo todo al buey

Porque el trabajo lo hizo Dios como castigo.

Como siempre me gusta incluir temas fuera de liga y del calor del caribe he agregado a Pepe Aguirre con el tango “Jornalero” y a Chico Buarque con la historia de ese trabajador que desde el andamio vuela a encontrar en otros lados lo que en esta época no pudo.

Amó aquella vez como si fuese máquina,

besó a su mujer como si fuese lógico,

alzó en el balcón cuatro paredes fláccidas,

Sentóse a descansar como si fuese un pájaro,

Y flotó en el aire cual si fuese un príncipe,

Y terminó en el suelo como un bulto alcohólico.

Murió a contramano entorpeciendo el sábado.

{youtube width="300" height="260"}WsdFvPQj9m4{/youtube}

Colombia es un país de melómanos, de gente que le gusta coleccionar y oír música y dentro de esa costumbre hay tabernas que se especializan en hacer audiciones de artistas o de temas. En esas audiciones se combinan y exigen creatividad, memoria, conocimiento y el gusto del que las organiza. Pasión la música querría hacer y ser algo así. Escuchen y disfruten. Tienes razón Adrianita cuando dices que habrá que encontrarse para tomar guaro y botar caspa.

Ehhhh entra el año y sale el año

Trabajo de sol a sol

Y cada día estoy peor

Compadre qué desengaño, bien

Para descargar un fichero siempre hay una primera vez. Solo se necesita paciencia y cogerle el tranquillo. Espero que este cd que podrán descargar de los link que aparecen en el texto sea una especie de Tiptopf de música social a ritmo latino. Útil tal vez cuando quieran ir por allí a una manifestación y sientan nostalgia de calle latinoamericana o del ahora mismo “revoltoso sur caliente” español, griego o italiano o también tal vez cuando quieran rematar una fiesta del trabajo a ritmo latino.

Ehhh trabajo pa' no se quién

Qué refrán más verdadero

Sudando por un dinero

Que en la mano no se ve, ya ve

Música a descargar:

http://www.mediafire.com/download.php?0wfart2h217tq4b

http://www.mediafire.com/?5vqw6suqxfu4ge5